Saltear al contenido principal
7 Consejos Para Administrar Tus Finanzas Tras El Divorcio

7 consejos para administrar tus finanzas tras el divorcio

7 consejos administrar finanzas tas divorcio

Organización: esta es la palabra clave a la hora de revisar tus finanzas tras un proceso de divorcio. Es esencial que conozcas y controles en todo momento tu economía, para que no se te escape ningún detalle que podría ser vital. La falta de orden puede generar una situación de estrés poco recomendable cuando te estás divorciando. He aquí algunos consejos para evitarlo:

1-Una vez iniciado el proceso de divorcio, lo primero es reorganizar tus presupuestos a corto, medio y largo plazo. Tu vida ya no será la misma y tus necesidades y rutinas económicas tampoco. Pasar de una etapa financiera a otra no es fácil. Date tiempo.

2-Es vital que conozcas la realidad de tus finanzas. Por eso, a la hora de elaborar los distintos presupuestos, conviene que te hagas las siguientes preguntas: ¿a quién y cuánto le debo? ¿Cuáles son los gastos fijos? ¿Cuánto dinero me queda disponible una vez descontados estos? ¿De qué ingresos dispongo? ¿Tengo ahorros? ¿Cuáles son mis nuevas responsabilidades (alquiler, manutención de los hijos, etc.)?

3-Pon todas estas cantidades por escrito. Es importante establecer un plan realista de ingresos y gastos y de cómo vas a alcanzar tus objetivos.

4- Ten claras tus prioridades. Haz una lista para poder identificar tus necesidades reales. Cuando se produce un cambio de vida, se produce también un cambio en las prioridades. No es fácil asumir los cambios en la economía, sobre todo si suponen una rebaja en el estilo de vida al que estábamos acostumbrados.

5-Protege tus posibilidades de crédito: es una alternativa para adquirir bienes duraderos y propiedades. Asegúrate de pagar a tiempo tus tarjetas de crédito o cualquier otra deuda. No sólo estarás evitando el pago de recargos o penalizaciones, sino que también estarás mejorando tu historial crediticio, lo que te dará acceso a créditos más amplios.

6- Procura destinar, siempre que puedas, un porcentaje de tu presupuesto a ahorrar, ya que en tu nueva situación es frecuente que surjan gastos inesperados que ahora deberás afrontar tú solo. A medio y largo plazo, podrás destinarlo a proyectos de mayor envergadura.

7- No olvides que este proceso es una restructuración. Deberás desprenderte de ciertas cosas y, al principio, necesitarás invertir para recuperar algunos bienes, pero también se reducirán los gastos y las deudas.

Newsletter

Recibe todas nuestras novedades en tu email

Volver arriba