Saltear al contenido principal

Separación con hijos. Conoce la historia de Lola

Separación Con Hijos. Conoce La Historia De Lola

“Ya nunca volveremos a ser una familia…” Ante la idea de separación con hijos, éste gran pesar es el que muchas personas me expresan, sobretodo en las primeras sesiones, durante un proceso de Decoupling en Celextina…

Un pesar que incluso llega a paralizar la decisión de la separación de pareja durante años. A veces uno se siente más capaz de renunciar a su felicidad que a la idea de “familia” que había construido en su cabeza cuando inició  la relación, ¿verdad?

Ante esa idea me pregunto ¿Qué significa la palabra “familia”? O mejor ¿Qué significa para ti la palabra “familia”? Seguro que si preguntásemos a 100 personas, encontraríamos respuestas muy diferentes a esta pegunta.

Ya os adelanté el nuevo concepto de “Familia Enlazada” esta Navidad. Una familia enlazada, para Celextina, es aquella familia compuesta por miembros con lazos de sangre y otros con lazos de amor, en definitiva escogidos. Una familia en la que el amor es la unión, más allá de los títulos oficiales. Que puede ser resultado de la una unión entre dos personas, con o sin hijos de anteriores relaciones, o de vivir en lejos del hogar, por pérdidas o por simple decisión personal.

Hoy, en Familias 2.0, quería acercaros la historia de una gran madre, mujer y amiga, Lola Manzanares, de Somelittlepeople.

Lola tiene una de las familias enlazadas más bonitas que conozco, y pienso que conocer su historia puede ayudar a relajar esa definición de “familia” que tenemos en la cabeza y que a veces paraliza la búsqueda de la felicidad.

Le hemos lanzado tres simples preguntas pero le han bastado para transmitir su energía, amor y buena honda a borbotones. Aquí te dejo con sus respuestas, sin tocar una coma ni un punto, para mantener su esencia:

1. Describe a tu familia enlazada.

Nuestra familia es una familia peculiar y feliz. Lo más importante existe y es el amor. En nuestra casa nos queremos mucho más allá de los “títulos oficiales”: mamá , papá , hijos biológicos …

La vida me ha enseñado que las “familias tradicionales “para nada son las más felices y para nada tienen por qué saber amar de manera saludable.

Nosotros somos Lola y Efren, marido y mujer ,esperamos una bebé, una niña, estoy embarazada de 5 meses…no tenemos claro el nombre aún aunque me temo que como Efrén es tan bueno acabará dando su brazo a torcer dejándome elegir a mí.

Además con nosotros viven Sara y Alma mis dos hijas, de 10 y 3 años respectivamente, de dos relaciones anteriores, ambas en custodia conmigo.

Mi hija mayor tampoco es hermana biológica de ninguna de sus hermanas. ¿cómo es posible? Su papá (que no es Efren) y yo la adoptamos cuando era muy pequeñita y somos sus padres a todos los efectos legales. Su papá y yo nos separamos. Una separación con hijos puede resultar complicada, pero ella jamás presenció una discusión ni una mala cara. Supimos que nuestra relación se acabó pero teníamos en común el inmenso amor por ella. No necesitamos acudir a juicios y amistosamente firmamos un acuerdo.

Hoy en día tenemos una relación sanísima… No podemos pretender que estas relaciones siempre sean idílicas, no lo es con nuestros padres, hermanos, amigos … siempre hay rachas, pero nosotros siempre buscamos la mejor solución para ella y hablamos casi a diario. También con su madre “la abu”… que por extensión se ha proclamado abuela de todas mis niñas. Muchos días viene a comer a casa con nosotras o me ayuda ahora que estoy embarazada.

Años después conocí al padre de mi hija pequeña y aunque la relación con él no es fluida y estamos separados desde que ella nació, tratamos de que esto no nos afecte en nuestro día a día, en realidad a ellas no les afecta. Es un espacio reservado a los mayores y no tienen por qué enterarse de los desacuerdos, solo estar bien con ambos.

Vivimos mi marido y yo con mis hijas, él las adora somos muy felices juntos y simplemente nos amamos, sólo que dos fines de semana al mes ellas se van con sus respectivos padres y nosotros aprovechamos para hacer nuestros planes “de novios” y lo tomamos como una ventaja y no como un inconveniente. Un par de fines de semana al mes para hacer cosas tranquilos ¡no está mal del todo! Aunque por poco tiempo… por qué a finales de febrero ya tenemos aquí a la pequeñita.

2. ¿Cómo os habéis organizado las navidades pasadas?

Las navidades se dividen por mitades … yo no me separaría de ellas en todas las navidades esa es la verdad,  ¡en realidad nunca ! pero ante una separación con hijos los padres también deben disfrutar de ellas y lo entiendo. Así que es un poco crokis pero antepongo que ellas estén juntas siempre, y la mitad de las vacaciones se van con sus padres y la otra mitad estamos juntos.

Menos mal que Efrén no tiene hijos de anteriores relaciones si no, ¡el crokis sería imposible!

Esta ha sido la primera vez que la pequeña se ha ido tantos días … la mayor lo vive distinto y son edades muy diferentes. En el caso de la pequeña hasta los 3 años no tenía pernoctas con el padre y las visitas se sucedían sólo durante el día y volvía a dormir, para mí fue crucial y un gran alivio que la juez decidiera hacerlo así, esto ha permitido continuar con la lactancia materna hasta casi los 3 años y construir de manera sana ese apego primario con la madre que considero decisivo.

Ahora ya las visitas son con sus noches y se va a la par que su hermana.

3. ¿Nos cuentas alguna anécdota divertida?

¡Hay muchas anécdotas divertidas! Cuándo el papá de la mayor la llama por teléfono, la pequeña al principio no entendía nada por qué creía que era su padre que llamaba solo a su hermana … y no entendía que eran dos papás distintos. Así que al final son papá…. y papá….con sus nombres también para que no haya confusión.

Cuando vuelven de estar con su padre se confunden y me llaman…”papá”… y me hace mucha gracia.

Tratamos de tomarlo con humor siempre, aunque hay gente que mira con cierto recelo,  eso lo sé, pero quien nos conoce sabe que somos una familia llena de amor.

Cuando pensaba en cómo sería mi familia nunca la habría imaginado así… pero ha resultado ser distinta y no la cambio por nada.

No me cambiaría por algunas de esas “familias perfectas“ que viven aburridas, que aguantan sin iniciar una separación o divorcio porque les asusta el cambio, “ o por el bien de los niños”. Me parece un error enorme, los niños ven a unos padres que no se aman, que no se miran, no se acarician, que están hastiados y sin ilusión.  Eso jamás serán lecciones interesantes para aprender.

Sin embargo mis hijas ven a una madre que ha sabido decir NO cuando no era feliz, que ha luchado por encontrar su felicidad y las muestras de cariño y respeto se dan en mi casa tan a menudo como los besos y los abrazos.

¡Espero que os haya servido mi experiencia!

Una separación con hijos, de inicio se presume complicada, pero esta historia de primera mano, sirve para replantearse las cosas ¿verdad? Y ahora, ¿cómo definirías tú la palabra familia? Anímate a dejar tu comentario.

En CelEXtina nuestro Decoupling Planner, conjuntamente con el equipo de coaches y psicólogos están dispuestos a informarte cuando lo requieras.

Volver arriba