Saltear al contenido principal
Cómo Retomar La Vida Sexual Tras El Divorcio

Cómo retomar la vida sexual después del divorcio

mujer-divorciada

Retomar la vida sexual tras el divorcio puede producir sentimientos de pérdida de intimidad, inseguridad y vulnerabilidad que no son fáciles de superar. En éste artículo encontrarás algunos consejos para que te sea más fácil esta nueva situación tras una ruptura matrimonial, divorcio o separación.

La pérdida de intimidad que se produce tras una ruptura matrimonial en ocasiones no resulta fácil de superar. El exceso de confianza y de rutina que teníamos con nuestra ex pareja nos pesa. Desnudarnos, física y metafóricamente ante otras personas puede generarnos sensaciones de inseguridad y vulnerabilidad difíciles de gestionar.
Pero la actividad sexual es una fuente de endorfinas y bienestar a la que no debemos renunciar. El sexo después del divorcio puede ser el mejor aliado para retomar la confianza en uno mismo.
Además, tu nueva situación te deja tiempo libre suficiente para recomponer esa parte de tu vida. El hecho de que tus hijos no estén siempre contigo, el disponer de tu casa y tu tiempo de vez en cuando, es una oportunidad de oro a la que no sólo debes darle cabida a la lectura y los encuentros con amigos.

Si tú también te preguntas cómo retomar la vida sexual después de una ruptura matrimonial sin volverse víctima del sexo casual y poder disfrutar nuevamente de la intimidad, estos 5 consejos te van a resultar de gran utilidad:

 

1. Aprende a decir que no, y también que sí. No seas víctima de las tendencias, déjate guiar por tu voz interior. ¿Cuál es la frontera entre un encuentro sexual adecuado y otro demasiado casual para ti? Es posible que tengáis ideas diferentes de lo que constituye el sexo sin ataduras.  Para algunos no es necesario una conversación sincera fuera del dormitorio, mientras que para otros un tiempo de conocimiento y amistad previa es esencial. Para Celextina un sentido de respeto y buenas intenciones son el requerimiento clave. Sólo tú puedes decidir qué es lo que te hace sentir bien y es aceptable para ti. Después de un proceso de divorcio, debes ser tú quien se marque los límites.
2. Comunícate, comunícate, comunícate. Después de un divorcio o separación es momento de hacer balance y establecer qué cosas te gustan en una relación y cuáles no, también en lo que refiere a las relaciones sexuales. Asegúrate de que te sientes fuerte para comunicar claramente lo que piensas y lo que sientes en cada momento. Sólo busca las palabras adecuadas y se clara y concisa desde el principio3.

3. Sexo seguro, siempre. Se da la circunstancia de que, precisamente las personas recién divorciadas están más predispuestos a mantener relaciones sexuales sin protección. Lo último que debes experimentar en esta etapa de exploración es una dolorosa y peligrosa enfermedad de transmisión sexual.

4. Ve con cuidado, ahora las expectativas son diferentes. Si sales de un matrimonio de muchos años ten en cuenta que puede que las cosas hayan cambiado. Quizás te encuentras con expectativas de sexo en las primeras citas, y el sentido del compromiso es distinto. Siéntete libre, tú decides qué expectativas funcionan o no para ti.

5. Huye de las comparaciones. Evita comparar tus encuentros sexuales con el sexo durante tu matrimonio. Disfruta de cada experiencia como única, descubre las cosas especiales de tu compañero sexual y bríndale la oportunidad de conocerte, de sorprenderte y de conquistarte.

Atrévete, sal ahí fuera y disfruta de tu vida sexual después del divorcio, ¡te lo mereces!

Newsletter

Recibe todas nuestras novedades en tu email

Volver arriba