Saltear al contenido principal

La mascota, el confidente de los niños

La Mascota, El Confidente De Los Niños

La mascota, el confidente de los niños

mascota-niño-divorcio

Cuando en la familia hay niños, es muy importante que la mascota de la familia siga el mismo camino de los pequeños, en caso de separación o divorcio.  Puede ser muy traumático separar a los niños de sus mascotas. Y más aún si están viviendo un proceso difícil de comprender y asimilar, como es la separación de sus padres.

El animal puede funcionar como un confidente, con el que los niños pueden compartir sus tristezas y angustias, en un momento en el que les resulta difícil hablar con sus padres o sus amigos.

Separarse de su perro o gato y obligarles a vivir sin ellos puede ocasionar un importante trauma a los más pequeños. Tener a su “amigo” como compañero durante una época tan difícil, para abrazarlo o para olvidar tristezas, puede ser muy beneficioso para superar el difícil proceso de una separación, un divorcio.

Los animales no pueden expresarse con palabras, pero, al igual que los seres  humanos, también sienten. Cuando se produce un divorcio, la mascota también sufre la separación, aunque es importante destacar que no todos los animales reaccionan del mismo modo. Aún así, es posible que extrañen de una manera desesperada al dueño que ha abandonado el hogar, y lleguen incluso a sufrir una depresión severa con consecuencias graves, debido a la falta de apetito o a un profundo abatimiento.

Este tipo de sufrimiento es común en los animales que tienen una relación más cercana con su amo, como los perros y los gatos. La mayoría suele pasar una temporada triste y, tras un periodo de nostalgia, admite a la otra persona en el lugar que dejó su amo. Esto sucede en el caso en el que el cónyuge que ha obtenido la custodia legal de la mascota no sea quien se encargaba habitualmente de su cuidado y manutención.

Por otra parte, cuando un animal es trasladado, es clave recrearle en el nuevo hogar un ámbito similar al anterior. Y si se trata de varias mascotas, pueden ser repartidas, siempre y cuando lo sean en función de las diferentes especies. Por ejemplo, uno se puede llevar al gato y el otro se queda con el ave.

Lo mejor para que una ruptura sea lo menos dolorosa posible para cónyuges, hijos y mascotas, es alcanzar un acuerdos. Se debe pensar detenidamente en cómo afecta el divorcio al estado de ánimo de nuestra descendencia y de nuestros animales de compañía, con los que hemos pasado algunos de los momentos más agradables de nuestra vida.

Por eso, en el caso de las mascotas, es muy beneficioso también acordar una serie de visitas con el dueño que estará lejos, como una suerte de custodia compartida que le sentará muy bien tanto a la familia como al animal.

En Celextina nos ocupamos de todo lo referente a tus mascotas para que no sufran.

 

 

 

Newsletter

Recibe todas nuestras novedades en tu email

Volver arriba