Saltear al contenido principal
Elige Bien Las Palabras

Elige bien las palabras

Cómo hablar del divorcio

Elegir bien las palabras es fundamental en todos los momentos de la vida, pero, en especial, cuando los cambios se suceden de manera muy brusca o rápida.

El lenguaje importa, y mucho, por eso hay que ser impecable al elegir las palabras. No son neutras.

El lenguaje es no solo descriptivo, sino también, generativo, esto es, que crea oportunidades o las limita. Decir “eres esto o lo otro” abre una realidad nueva.

Cuando nos describen de una manera o de otra, en nuestro interior cobra cuerpo un concepto sobre nosotros mismos. Y tendemos a comportarnos de esa manera.

Esto puedo llevarnos, a menudo, a un callejón sin salida: “Soy así y no puedo cambiar. En otros casos, ese convencimiento puede convertirse en una profecía auto cumplida. Nos decimos a nosotros mismos y a los demás: “¿Lo ves? Ya lo sabía yo”.

Las palabras no se las lleva el viento…

Pueden herir o dar consuelo. Pueden llevarte a las profundidades de la melancolía o elevar hacia la euforia. Todos lo hemos experimentado en alguna ocasión. Seguro que tú también recuerdas la transformación personal que empezó con unas palabras de aliento o de reconocimiento. Y el sufrimiento al que te llevaron otras palabras que te hundieron en el desánimo o en la duda.

¿Cuidamos lo que les decimos a nuestros hijos, amigos y compañeros? ¿Escogemos bien las palabras? ¿Qué tono empleamos? ¿Con qué mirada las acompañamos? ¿Las pronunciamos con una sonrisa? ¿Qué emoción transmiten?

“Si no cuidamos las palabras, dañamos la relación, hacemos débil el vínculo que nos une, y puede romperse. Las palabras, el tono, incluso la melodía que utilizamos,pueden influir poderosamente en nuestros hijos, tanto positiva como negativamente, de la misma manera que puedne influir en nuestra relación con los otros”

Hemos de ser especialmente cuidadosos cuando hablamos a niños pequeños. Están muy pendientes, sobre todo, de cómo decimos las cosas, de cómo les estamos hablando. La expresividad, el tono, la melodía, nuestro lenguaje corporal son de suma importancia, al igual que la intención, la actitud, la emoción que desprenden nuestras palabras. Si no hay coherencia entre lo que decimos y cómo lo decimos, nuestros hijos se sentirán confusos. Sentirán ansiedad e inseguridad, y, no es exagerado decirlo, el resultado influirá de forma poderosa en su desarrollo.

¿Cómo podemos pedirles que no griten, si nosotros mismos lo hacemos gritando? Y, cuando los niños son muy pequeños, podemos confundirles si utilizamos la ironía. Ellos no entienden mensajes como “Bonito, ¿no? ¡Mamá está muy contenta con lo que has hecho!”. Por eso, es importante cuidar las palabras y el tono con el que les corregimos o reprendemos. Debemos hacerlo transmitiéndoles seguridad y firmeza y, al mismo tiempo, siendo afectuosos. Eso requiere mucho dominio por nuestra parte y no siempre lo lograremos. No pasa nada. Todos nos equivocamos y seguimos adelante.

Por eso, en Celextina cuidamos mucho el lenguaje. Nuestros profesionales te ayudarán a darte cuenta de dónde están tus fallos y de cómo puedes empezar a corregirlos.

Todo cambia cuando cambiamos nuestra manera de comunicarnos.

Hemos de ser especialmente cuidadosos cuando hablamos a niños pequeños. Los más pequeños están muy pendientes sobre todo de cómo decimos las cosas, de cómo les estamos hablando. La expresividad de la cara, el tono, la melodía, nuestro lenguaje corporal es de suma importancia. Es vital la intención, la actitud, la emoción que desprenden nuestras palabras. Si no hay coherencia entre el contenido del mensaje y todo esto les confundimos, con seguridad les estamos confundiendo. Les generamos ansiedad e inseguridad, y no es exagerado decir que puede influir enormemente en su desarrollo.

Así, ¿cómo podemos pedirles que no griten, gritando nosotros mismos? ¡Qué incoherencia!,¿ verdad? Si son muy pequeños podemos confundirlos con mensajes irónicos que no entenderán “Bonito, ¿no? ¡Mamá está muy contenta con lo que has hecho!”. Es importante, cuidar las palabras y el tono con el que les corregimos. Podemos encontrar la manera de hacerlo infundiendo seguridad, firmeza y al mismo tiempo siendo afectuosos con ellos. Eso requiere mucha autogestión por nuestra parte. No siempre lo lograremos. No pasa nada. Tomamos consciencia y seguimos adelante. Todos nos equivocamos.

En Celextina cuidamos extremadamente el lenguaje y tenemos a los profesionales que necesitas para que tú tomes conciencia de ello y empezar a cambiar .

Es impresionante como cambia todo cuando cambiamos nuestra capacidad de comunicarnos de manera distinta.

Newsletter

Recibe todas nuestras novedades en tu email

Volver arriba