Saltear al contenido principal
Consejos Para Mantener Tu Buena Salud Durante El Divorcio

Consejos para mantener tu buena salud durante el divorcio

chicas-tomando-cafe-riendo

Una separación o un divorcio puede ser una fuente de estrés que nos afecta a todos los niveles. En este artículo te contamos cómo reducir los “efectos secundarios” de vivir esta situación.

A nivel físico es habitual que cueste conciliar el sueño, que se pierda el apetito o éste se vuelva voraz, que se abandonen rutinas de ejercicio, etc.
No olvides que el bienestar es el perfecto equilibrio entre cuerpo, alma y mente, y que tú eres responsable y más que capaz de mantener tu buena salud, incluso en estos momentos.
Según la Dra. Susan Pease Gadoua explica en un artículo publicado por Psychology Today, “el tiempo que tarda una persona en recuperarse de un divorcio depende de una cantidad de factores, que incluyen cuánto tiempo de casados llevaban, el tipo de relación, si el divorcio a uno le tomó de sorpresa, el estado de salud, entre otros”.

En Celextina nos ocupamos de rebajar ese estrés gestionando adecuadamente tu proceso de divorcio, pero si eres de las que llevas la procesión por dentro, en el Día Mundial de acción por la Salud de la Mujer, queremos recordarte algunos hábitos saludables para mantener tu buena salud a prueba de bombas:

 

1. Cuida tu alimentación:

Los cambios de humor alteran los biorritmos, por eso, en situaciones de estrés sentimos que se nos cierra el estómago, o tenemos un hambre voraz. Ya sea por exceso o por defecto, equilibrar tus hábitos de alimentación es fundamental:
  • Si pierdes el apetito prueba a comer menos cantidad pero más veces al día.
  • Procura comer acompañada, eso te obligará a hacerlo. Es un buen momento para instaurar la costumbre de cenar temprano con tus hijos, si puedes hacerlo, o la tradición de comer un día a la semana con tus amigas.
  • No caigas en el tópico: “No merece la pena cocinar para uno sólo”. Tu salud merece la pena, y la cocina puede resultar una actividad motivadora y relajante. Saca tu mejor delantal y retoma esa receta que siempre has querido hacer pero nunca has encontrado el momento.
  • Respeta tus horas de comida; recuerda que como mínimo hay que hacer tres comidas al día, aunque lo ideal son cinco: desayuno, tentempié a media mañana, comida, merienda y cena. Marca unos horarios y respétalos, ayudarás a las digestiones, y a regular el apetito.
  • Son un recurso pero controla tus momentos “fast food”: comidas rápidas como pizza, hamburguesas, patatas fritas, refrescos y chuches son alimentos que aportan grandes cantidades de azúcar, sal y grasas saturadas. Un consumo elevado puede suponer una relación directa con algunas enfermedades como obesidad, diabetes e hipertensión.
  • Toma suficiente agua a lo largo del día, especialmente antes de practicar algún deporte.
  • Cocina para varios días, y ten siempre una ración preparada en el congelador, así nunca tendrás la excusa de “nada en la nevera”.
2. ¡Mantente en movimiento!
Si tus amigas siempre te insistían en que te apuntases con ellas a un campeonato de pádel, a zumba, o a clases de baile, y siempre le decías que no podías porque tenías planes en familia ¡es hora de que aceptes la invitación!
Y si no tienes tiempo para eso,  realiza al menos 30 minutos de actividad física al día. No es necesario que te apuntes a un gimnasio o que formes parte de un club deportivo… basta con aumentar actividades como caminar, realizar las tareas domésticas, salir a bailar, dar un paseo con tus amigos o si tienes perro, salir a caminar con él.
Al hacer ejercicio te sentirás con más energía, te ayudará a conciliar el sueño, te abrirá el apetito, y además de que te animará a tener una vida social más activa.
3. “Mens sana in corpore sano”
Hacer ejercicio a diario, descansar adecuadamente y mantener una dieta equilibrada, sin duda mantendrán nuestro cuerpo saludable, pero no podemos olvidar que nuestro bienestar depende en igual medida de tener una mente sana. ¿Cómo conseguirlo? Si declaramos no tener tiempo para cuidar el cuerpo, menos aún reservaremos espacio a cosas como meditar o tener una mente creativa.

Compartimos contigo 3 hábitos que recomienda el atleta y entrenador Christopher Bergland , un amante de las competiciones extremas que ostenta nada menos que el récord Guiness de distancia recorrida en cinta de correr durante 24 horas (247,45 km) para conseguir una mente sana:

  1. Cultiva la curiosidad intelectual. Pasar parte de nuestro tiempo explorando nuevas ideas nos facilitará alcanzar una mente y cuerpo más sanos. Hay estudios que demuestran que las personas que se muestran abiertas a nuevas experiencias y tienen una personalidad extrovertida “son más longevas y tienen un mejor funcionamiento del sistema inmunológico y cardiovascular”..
  2. Desarrollar la creatividad. Los neurocientíficos saben desde hace tiempo que “los ‘rompecabezas’ que obligan a una persona a resolver un enigma incrementan la plasticidad neuronal”, un complicado término de la neurociencia que hace referencia a la capacidad de las neuronas de adaptarse ante nuevas experiencias o aprendizajes. Moverse en entornos novedosos y enriquecedores refuerza las neuronas, mientras que un ambiente carente de estímulos “las atrofia”.
  3. Crear vínculos humanos. Para tener una mente sana conviene crear una red social cercana y mantener el vínculo con el resto de personas. Eso puede suponer un esfuerzo cuando nos sentimos tristes, desconcertados… Pero es imprescindible sentir la fuerza de la “tribu” para superar las adversidades.
Hasta aquí nuestros consejos para preservar tu salud física y mental en cualquier circunstancia de cambio en tu vida. Te recordamos que en Celextina contamos con un método que consigue reducir el malestar que supone un proceso de divorcio. Te invitamos pues a que le eches un vistazo a nuestro método. ¡Feliz Dia Internacional de la Salud!

Newsletter

Recibe todas nuestras novedades en tu email

Volver arriba