Saltear al contenido principal

6 Errores económicos que debes evitar al divorciarte

6 Errores Económicos Que Debes Evitar Al Divorciarte

Divorciarse no es fácil. Uno de los elementos a tener en cuenta es cómo aumentarán los gastos para cada una de las partes, y cómo este aumento puede afectar a su nivel de vida. Es importante comprender cuáles son los riesgos económicos del divorcio, sobre todo para quien es propietario de un inmueble. Si estás pensando en divorciarte, te recomendamos que planifiques todo meticulosamente de antemano, de tal forma que puedas tomar decisiones racionales en los momentos complicados que están por venir. Por muy difícil que sea la situación, no debes bajar la guardia en el ámbito financiero, ya que es fundamental para tu estabilidad y tu futuro.

Estos son los seis errores más comunes que debes evitar:

1No pases por alto ciertos activos: muchas parejas suelen dividir las tareas durante su convivencia, de manera que uno de los dos se encarga del tema financiero. Al iniciar un proceso de separación, es fundamental que ambos tengáis acceso a todos los datos. Es importante estar al tanto de las declaraciones de impuestos, de la marcha de las inversiones, de los planes de jubilación, de las facturas caseras… Una buena idea es hacer un inventario de las propiedades y, si existiera algún activo difícil de tasar (como una empresa privada, una sociedad profesional conjunta o acciones), es mejor que contéis con la ayuda de un tasador profesional. También es de vital importancia estar informados de las deudas compartidas. Y si tenéis préstamos o tarjetas de crédito conjuntos, seguiréis siendo ambos responsables de su pago.

2. ¿Es ventajoso quedarse con la casa? Siempre es tentador, porque es cómodo y menos engorroso al no tener que hacer una mudanza, y es un lugar que nos puede traer buenos recuerdos. Pero, a veces, no es la opción más inteligente. Una casa que antes sostenían dos personas puede resultar muy cara para una sola. Por eso es bueno valorar la idea de venderla y dividir las ganancias. Además, al mudarte, estarás creando un espacio desde cero para ti, sin influencias del pasado, lo cual es recomendable desde un punto de vista emocional.

3. No subestimes los gastos: al margen de la vivienda, es indispensable controlar el resto de gastos. Toma nota de todo lo que gastas en comida, ropa y otros artículos de primera necesidad. Asegúrate de poder cubrir, sin la ayuda de tu ex pareja, los gastos que tengas una vez divorciado. Y no olvides pensar en los gastos imprevistos. Una buena idea para anotar y controlar estas cuentas es que te hagas con un Kakebo, un libro de cuentas japonés que te ayuda a visualizar tus gastos de forma semanal y a ahorrar.

4. No busques venganza: es recomendable tratar de llegar a acuerdos, y no batallar para arrebatarle al otro lo que tiene. Piénsatelo dos veces antes de contratar a un costoso abogado que utilice tácticas agresivas para incrementar tus ganancias en el acuerdo final. Cada euro que gastes en ganar el divorcio es un euro que no podéis dividir al 50%. Plantearos el divorcio como una buena oportunidad económica, y no como una ocasión para ajustar cuentas.

5. No te olvides de los impuestos: al dividir las propiedades, es importante que analices cómo Hacienda puede tratar las diferentes cuentas que poseéis. De no ser así puede recaer sobre uno de los dos la mayor parte de los impuestos.

6. No pienses que todo está resuelto antes de tiempo: muchas personas creen que, una vez firmados los papeles del divorcio, ya está todo concluido, pero existen todavía importantes cuestiones económicas a las que debéis hacer frente por separado. Por ejemplo, cambiar el testamento o los poderes que puedan estar a nombre de tu ex pareja. No olvides poner a tu nombre los inmuebles, los fondos de inversión,… Y cambiar sus contraseñas.

Volver arriba